FUNCIONES EJECUTIVAS por Raymond Martínez

Funciones Ejecutivas y su importancia en el desarrollo

Por: Lic. Raymond Martínez

Octubre 2014

 

Dentro de los retos que presentan los niños con diferencias neuroconductuales, encontramos algunos fuertemente ligados a los procesos de desarrollo llamados Funciones Ejecutivas. Dentro del modelo de trabajo Monarch, ésta es una de las cuatro áreas fundamentales de desarrollo hacia la cuál apuntan muchos de los objetivos e intervenciones, que día a día se trabajan para cada uno de los niños y jóvenes de la comunidad Monarch.

En los últimos años se han realizado distintos estudios que buscan comprender cómo afecta a una persona la disfunción ejecutiva o bien la evidencia de retos y dificultades en estas funciones.

Algunos de estos estudios se han orientado a comprender el impacto del déficit de la función ejecutiva en los Trastornos del Espectro Autista, y  han evidenciado que las Funciones Ejecutivas,  forman parte de una serie de aspectos que se ven afectados en el autismo y que influyen, en forma negativa, en el proceso de aprendizaje, comunicación y de socialización de las personas con autismo. (Comin, 2013)

Los mismos estudios, a nivel social, han demostrado que existe un fuerte desconocimiento de las Funciones Ejecutivas, no solo de su conceptualización, sino de la forma en que su disfunción puede llegar a comprometer muchos procesos de la persona e influir en su calidad de vida. En la mayor parte de los casos el conocimiento sobre estas funciones se ha reservado al mundo profesional y científico.

Es por esta razón que se hace necesario conocer sobre los últimos avances y estudios que, desde disciplinas como las neurociencias, se han desarrollado sobre las Funciones Ejecutivas y comprender la importancia de identificar los retos y trabajar por superarlos.

 

Motta y Risueño (2010), Definen las Funciones Ejecutivas como “el proceso por el cual se logra planificar, anticipar, inhibir respuestas, desarrollar estrategias, juicios y razonamientos y transformarlos en decisiones, planes y acciones.”

Esta primera definición, pone en el  contexto  de comprender las Funciones Ejecutivas como un proceso que lleva a la persona a alcanzar metas y objetivos con un propósito y sentido.  Para desarrollar este proceso es necesario contar con habilidades básicas como las que se aprenden y afianzan en los primeros años de vida y que forman parte de las actividades de la vida diaria, por ejemplo: amarrar los zapatos, cepillarse los dientes, seguir instrucciones, completar una rutina, etc. Desarrollando estas destrezas de vida es como se pueden afianzar en la adolescencia y juventud las Funciones Ejecutivas como las descritas en la definición, que permitirán a la persona funcionar y actuar para alcanzar objetivos y metas.

Burkley (1997), citado por Comín (2013) definió las Funciones Ejecutivas como “Todas aquellas actividades mentales auto dirigidas que ayudan al individuo a resistir la distracción, a fijarse unas metas nuevas más adecuadas que la respuesta inhibida inicial y a dar los pasos necesarios para alcanzarlos”

En la definición de Burkley se encuentra un elemento importante que presenta el papel de las Funciones Ejecutivas en la capacidad de las personas para resolver problemas y a su vez permiten la activación de la motivación en dar “los pasos necesarios para alcanzar metas y objetivos”. Este aspecto, importante, ha llevado a comprender que las Funciones Ejecutivas, tienen relación con la capacidad de estar autorregulado y de conducirse, en distintos contextos, según conductas adaptativas a los muchos estímulos que la persona recibe. Es por ello que en los primeros años de vida del niño se hace énfasis en lograr trabajar en el seguimiento de instrucciones, en la capacidad de inhibir conductas y estar regulado, ya que esto ayudará  a que, tal como describe Burkley en su definición, pueda en el futuro “resistir la distracción” frente a todas las posibilidades y distractores del medio ambiente.  Esto permite, a la vez, evidenciar que, como parte de un todo, las Funciones Ejecutivas influyen en las esferas de autorregulación, el comportamiento, el aprendizaje y también en el desarrollo de las conductas de la interacción social

Esto se presenta con mayor claridad en la definición que hacen Ozonoff, Strayer, McMahon y Filloux (1994), citados por Cabarcos (2001), quienes definen las Funciones Ejecutivas como “el constructo cognitivo utilizado para describir conductas dirigidas a un objetivo, orientadas hacia el futuro… incluye la planificación, inhibición de respuestas dominantes, flexibilidad, búsqueda organizada y memoria de trabajo.” Al respecto, otros autores afirman, que estas conductas de función ejecutiva comparten la necesidad de desligarse del entorno inmediato o contexto externo para guiar la acción a través de modelos mentales o representaciones internas.  En esta definición se evidencia que las Funciones Ejecutivas son necesarias para mantener un patrón adecuado de conductas y estrategias de solución que ayudarán a la persona en el alcance de metas y objetivos.

Tal como lo mencionan los autores citados, las Funciones Ejecutivas no son, por sí mismas, las únicas que favorecen o interfieren en los procesos de adaptación al medio externo, éstas son parte de un todo que pone en contacto al niño con el entorno y que le permite responder adecuadamente a cada estimulo (sensorial, contextual, cognitivo, social, etc.) y así poder llegar a estar regulado en cada escenario o situación. Tomando como ejemplo la capacidad de autorregulación, ésta se ve beneficiada de un buen control inhibitorio y de otras funciones ejecutivas como la memoria de trabajo, regulación verbal, control atencional y emocional, y manipulación mental.  Tal como afirma Lezak (2004), citado por Flores, (2006), “las Funciones Ejecutivas son reguladoras del comportamiento humano.”

¿Cómo se desarrollan las Funciones Ejecutivas?

Las Funciones Ejecutivas se desarrollan de una forma progresiva, a medida que se desarrolla el lóbulo frontal del cerebro. Este desarrollo se inicia desde la edad temprana, alcanzando su punto máximo alrededor de los 10 años de edad, cuando el niño adquiere la capacidad para cambiar de una estrategia a otra y con el desarrollo del razonamiento. El desarrollo de las Funciones Ejecutivas se afianza durante la adolescencia y hasta alrededor de la segunda década de vida. A nivel social Manes (2013) afirmó que el desarrollo del lóbulo frontal y del funcionamiento ejecutivo es importante ya que “se encargan de adaptar socialmente los impulsos innatos que todos tenemos”.

El desarrollo de las Funciones Ejecutivas se observa desde los primeros meses de vida, en la capacidad que tiene el niño de resolver problemas sencillos a partir de información previa, esto es observable en la forma como el niño juega y busca superar los problemas que se le presentan en alcanzar un objetivo, por ejemplo, buscar mover su cuerpo para alcanzar el juguete que desea. En este  ejemplo el niño tiene un objetivo, alcanzar el juguete, y para ello mueve su cuerpo para llegar a él y recibir lo que espera.

Es en el aprendizaje y ejecución de habilidades de la vida diaria donde el niño va demostrando el desarrollo de su funcionamiento ejecutivo. Funciones como la inhibición se hacen presentes en el seguimiento de reglas en un juego o bien en seguir las instrucciones de un adulto. La planeación se va desarrollando a partir de seguir secuencias simples y ejecutar acciones del autocuidado, por ejemplo, tal como seguir una rutina para cepillarse los dientes, seguir pasos para amarrar los zapatos o en la organización física de los materiales para iniciar, ejecutar y finalizar una tarea.  El desarrollo de la flexibilidad de pensamiento se observa en la capacidad que va adquiriendo el niño para aceptar nuevas reglas en los juegos o bien formas distintas de realizar una tarea. Una descripción amplia de este proceso de desarrollo puede encontrarse en la investigación realizada por Rosselli, Jurado y Matute (2008), quienes describen detalladamente el desarrollo en los niños de las Funciones Ejecutivas.

Para favorecer el desarrollo de las Funciones Ejecutivas en los niños, es importante realizar actividades y ejercicios que los expongan frente a situaciones en las que es necesario resolver problemas o planificar para alcanzar metas u objetivos. Esto hace necesario que los niños puedan desarrollar capacidad para organizar y estructurar su mundo interior, por medio de estrategias y estructuras que organicen su entorno.

¿Cómo afectan los retos en el área de funciones ejecutivas a las actividades de la vida diaria?

Los retos en el funcionamiento ejecutivo, aún los más leves, tienen un impacto grande en las actividades de la vida diaria de una persona y en su relación con los demás. En los niños con retos o limitaciones se observan dificultades para poder organizarse personalmente y tener éxito en la ejecución de sus actividades. Estas dificultades, tal como afirma Manes (2013) pueden llevar al niño a manejar sentimientos de frustración frente a la falta de éxito en alcanzar las metas que se van proponiendo. Socialmente, se presentan retos en la capacidad de inhibir conductas y tener el filtro social para determinar las formas en que debe comportarse.

En la perspectiva del futuro de un niño, el hecho de no trabajar estos retos podría llevarlo a vivir situaciones difíciles en actividades diarias como el manejo del dinero, planificación de actividades familiares, utilizar aparatos, organizar una agenda y el propio autocuidado, entre otras.

 

 

 

 

¿Cuáles son las señales de alerta de la presencia de retos en las Funciones Ejecutivas?  

En primera instancia la dificultad que presente un niño en realizar las actividades esperadas para su edad de la vida diaria, son una señal de alerta de la presencia de retos en el desarrollo de las Funciones Ejecutivas. Dificultades como el seguimiento de instrucciones de un paso, secuencias simples o realizar actividades de forma impulsiva y desorganizada, pueden ser manifestaciones de retos en esta área.

Otras señales inmediatas que pueden poner en alerta la necesidad de evaluar el funcionamiento ejecutivo e intervenir oportunamente son, por ejemplo: conductas compulsivas, afectividad pobre o restringida, reacciones emocionales inapropiadas o repentinas, dificultades con la capacidad creativa, dificultades en la focalización y atención, entre otras.  El niño puede manifestar sensación de constante frustración frente a no lograr realizar con éxito sus propias actividades, lo cual es también una señal de alerta.

Socialmente es posible observar cierta dificultad en la convivencia con otras personas, sea por la falta de interés social o recurrir a  conductas agresivas frente a situaciones problemáticas. Otro signo es la dificultad para inhibir socialmente comportamientos o comentarios.

En el aprendizaje estas dificultades se manifiestan en la poca capacidad de organización, una pobre planificación del tiempo, dificultades en el seguimiento de instrucciones, así como en comportamientos compulsivos e inflexibilidad de pensamiento y perseveración de conductas.

¿Cómo se puede desarrollar mejor las Funciones Ejecutivas?

Existen distintos programas diseñados para ejercitar y ejercitar el cerebro en tareas que incluyen el funcionamiento ejecutivo: Cognifit, Lumucity, Fit Brain o Brain Health, que incluso ofrecen aplicaciones para equipos móviles como tablets y smartphones.  Estos programas están basados en juegos que buscan desarrollar estrategias en actividades específicas y funciones como la memoria de trabajo, atención, coordinación ojo mano, inhibición, aumentar el tiempo de reacción, entre otras. De alguna forma estas tareas o juegos, ayudan a desarrollar las Funciones Ejecutivas para las cuales fueron diseñadas, pero tienen la limitante que requieren de ejercitación constante y perseverancia para obtener resultados.

En niños pequeños es importante utilizar estrategias de organización que les ayude a estimular el desarrollo de las Funciones Ejecutivas. En casa se puede ayudar a los niños a planificar pequeños objetivos en actividades cotidianas, como el caso de lavarse las manos, cepillarse los dientes, doblar su ropa  por ejemplo.

Estas actividades se pueden presentar como tareas que requieren una serie de pasos que el niño debe seguir una a una. En el caso de lavarse las manos, por ejemplo, puede seguir una secuencia de la siguiente manera: 1) mojar tus manos, 2) echar jabón, 3) restregar tus manos, 4) mojar y quitar el jabón y 5) secar tus manos.

Dividir las actividades en pasos puede ayudar a los niños a identificar secuencias, para esto el uso de checklist para seguir instrucciones también puede ser de beneficio para ellos. En el caso de niños con dificultades para leer, la secuencia por medio de imágenes es útil para esta estrategia.

Otro elemento que es importante incluir y que puede considerarse necesario para desarrollar las Funciones Ejecutivas es la organización del espacio de trabajo o estudio,  ya que esto ayuda a simplificar el entorno con la finalidad de potenciar y usar las habilidades de los niños en función de las metas de aprendizaje, retirando los elementos distractores innecesarios y que generen desorden.

Otras estrategias son el establecimiento de rutinas que incluyan instrucciones y seguimiento de secuencias que fortalezcan la capacidad de planificación y seguimiento. Utilizar recordatorios como estímulo para reorientar la atención hacia la actividad que se está realizando. El uso de calendarios para trabajar la visión de futuro, anticipación y organización del tiempo.

Es posible, con los más grandes, utilizar estrategias de tipo reflexivo, que pueden ser de beneficio para desarrollar las Funciones Ejecutivas y contribuir al éxito social. Por ejemplo realizar ejercicios para comprender los efectos de acciones realizadas, ayudará a que el niño pueda observar la relación de causa y efecto a nivel social. Establecimiento de objetivos y metas, con la consecuente generación de pasos de solución y la verificación del cumplimiento de los mismos.

Uno de los aspectos más importantes y que influye en la autorregulación, es la capacidad de inhibir. Para ello se pueden utilizar estrategias de seguimiento de instrucciones y juegos que estén relacionados con retraso en la gratificación o que favorezcan la inhibición.

A manera de conclusión, las Funciones Ejecutivas son un proceso de control y regulación, sus efectos se ven en todas las áreas de vida y requieren de un proceso de aprendizaje a través de las continuas y constantes prácticas de las actividades cotidianas. Las Funciones Ejecutivas, posibilitan una existencia con sentido y significado, ya que, aunque ellas mismas involucran una serie de factores organizadores, que tienen rasgos comunes en todos los seres humanos, adoptan formas particulares en cada persona a partir de la propia historia.

A nivel educativo, las Funciones Ejecutivas facilitan el proceso integrador de las habilidades para la lectoescritura, la comprensión y el desarrollo de la capacidad de solucionar problemas. Es importante prestar atención a los retos en estas funciones para ofrecer el apoyo y ayuda adecuada para favorecer una mejor calidad de futuro en el alcance de las metas y objetivos individuales.

 

 

 

Referencias:

           Comín, D. (2013). El déficit en la función ejecutiva y su impacto en el autismo. En: Revista electrónica Autismo Diario. Consultado el 25 de septiembre 2014 en httpp:www.autismodiario.org/2013/12/20/el-deficit-en-la-funcion-ejecutiva-y-su-impacto-en-el-autismo. España: Madrid – dominio público
          Cabarcos, J. (2002). Disfunción ejecutiva: procedimientos de evaluación en población escolar con autismo y bajos niveles de funcionamiento ejecutivo. En: Psicología Cognitiva, Revista de la Universidad Complutense de Madrid. España: Madrid. Universidad Complutense de Madrid.
          Flores, C. (2006). Neuropsicología de los lóbulos frontales. México: Hermosillo. Universidad Autónoma de Juarez.
          Flores J. (2010). Neuropsicología de los lóbulos frontales. En: Revista de formación del INECO. Argentina: Buenos Aires. Fundación Ineco – Universidad Favaloro.
          Goldberg, E. (2009). El Cerebro Ejecutivo, lóbulos frontales y mente civilizada. España: Barcelona. Drakontos editores.
           Manes, F. (2013). Importancia de las funciones ejecutivas en la vida diaria. Conferencia para Fundación TED. Argentina: Buenos Aires.
           Motta, I. y Risueño, A. (2010). Trastornos específicos del aprendizaje, Una mirada neuropsicológica. Argentina: Buenos Aires. Editorial Bonum.
          Rosselli, M., Jurado, M. y Matute, E. (2008). Las funciones ejecutivas a través de la vida. En Revista Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Neurociencias, vol. 8, No. 1, pp. 23-46. Estados Unidos: Florida. Atlantic University.
          Russel, J. (2000). El autismo como trastorno de la función ejecutiva. España: Madrid. Editorial Panamericana

 

 

0 661
admin