Comúnmente, los alumnos desarrollan habilidades en diferentes etapas, no todas a la vez. Por ejemplo, un alumno puede mostrar un alto nivel de rendimiento en el área académica, pero tener mucha dificultad en el área socio-emocional. El modelo Monarch permite que el alumno pueda progresar en sus áreas fuertes y a la vez recibir el apoyo necesario para lograr sus metas en las áreas donde presenta dificultades.

Por este motivo, Colegio Monarch agrupa los alumnos en tres niveles: Novice, Apprentice y Challenger. Mientras el alumno va logrando sus metas, avanza en el programa.

Un día común para un alumno integra las cuatro áreas del programa Monarch en una manera fluida. Actividades como lectura y escritura, se combinan con actividades socio-afectivas y otras que han sido establecidas, utilizando como base los Objetivos Pivote Individuales (OPI) del alumno.