Más alla de una alimentación saludable

Investigaciones muestran que poner a sus hijos bajo un régimen libre de las proteínas encontradas en la leche y el trigo, puede ser la acción más efectiva que puede tomar para mejorar la calidad de vida sobre todo de los niños y jóvenes con algún reto neuroconductual.

Gluten: El gluten es responsable de la elasticidad de la masa de harina, lo que permite que junto con la fermentación el pan obtenga volumen, así como la consistencia elástica y esponjosa de los panes y masas horneadas.

Caseína – Lactosa: La lactosa es “el azúcar” de la leche y esta presente en un 5%, es la encargada de proporcionarle un sabor dulce y forma el 52% de los sólidos en leche.

Estas proteínas incompletamente digeridas, se convierten en péptidos prácticamente idénticos a la morfina que atraviesan la pared intestinal y llegan hasta el cerebro interfiriendo con la transmisión de impulsos nerviosos, provocando un efecto profundo en la conducta, el desarrollo y el aprendizaje.

Como en cualquiera de los casos, la recomendación principal es que visite a su médico y presente la consulta o inquietud en modificar sus hábitos alimenticios.

 

¿Cómo saber si mi hijo se beneficiaría de este régimen?

Existen varias formas de saber si tu hijo es candidato a mejorar con esta dieta:

  • Una es por medio de análisis de laboratorio.
  • Otra forma sería observar si tiene preferencias muy limitadas a ciertos alimentos como la leche y el pan. Estos niños suelen presentar problemas gastrointestinales y cutáneos, así como alta resistencia al dolor.
  • Otras alteraciones sensoriales (molestia por etiquetas, molestias al cortarse las uñas o en pelo, hipersensibilidad a los sonidos o a los olores).

Nutrición y Alimentación

Los alimentos que contienen caseína y gluten tienen una estructura semejante a la de la morfina que provoca un efecto no deseado en el cerebro. Algunas conductas como el aislamiento, la insensibilidad al dolor, cambios de humor, etc., de presentan en niños y jóvenes que consumen altas cantidades de estos alimentos.

La alimentación de los niños y jóvenes debe ser saludable y balanceada, deberá incluir proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales, sin descuidar el consumo de agua. Sin embargo, si deseamos eliminar gluten y lactosa del régimen, consideremos lo siguiente:

  • Excluir lácteos que contengan caseína y los cereales que contienen gluten, como trigo, avena, cebada y centeno.
  • Evitar el uso de colorantes, preservantes y edulcorantes artificiales.
  • Reducir el consumo de azúcar.
  • Vigilar los alimentos que puedan producir alergia.
  • Incluir alimentos que contengan: ácidos grasos, Omega 3, alimentos ricos en Vitamina B6, C y E, ricos en calcio, magnesio, zinc y selenio.

La Intervención Nutricional no una carrera de 100 metros. Se necesita perseverancia, resistencia y constancia para poder llegar a la meta. Y ver los cambios deseados en los niños. ¡Ese es nuestro más grande premio!

 

Para más información, visite los siguientes sitios web:

http://tinyurl.com/Dieta-sin-gluten

http://tinyurl.com/Dieta-sin-lactosa

 

0 605
Ana Luisa Castro