Chrystin García

Graduada de la Universidad Rafael Landívar con una Licenciatura en Psicología con énfasis en el Educación con mención honorífica Magna Cum Laude, así mismo estudió una Maestría en Neurofisiología del Comportamiento en la Universidad Francisco Marroquín (Mención Honorífica Magna Cum Laude). En el 2010 obtuvo una beca para estudiar una Maestría en Intervención en la Discapacidad y la Dependencia en la Universidad da Coruña, España.

Trabaja actualmente como coordinadora del Nivel Apprentice/Challenger en Colegio Monarch. Es parte de la comunidad Monarch desde septiembre del 2011. Así mismo, continúa como catedrática de la Universidad Rafael Landívar y la Universidad del Valle de Guatemala; en diferentes cursos dentro de las carreras de Psicología y Educación.

Ha recibido entrenamientos durante 3 meses en Monarch Institute en Houston Texas, durante los veranos de 2012-2013. Durante estas experiencias, no sólo adquirió mayor conocimiento del modelo, sino que también se identificó mayormente con la visión y misión de la institución.

Ha participado en diversas conferencias a nivel internacional y nacional, representando a la institución y compartiendo la metodología para uso terapéutico, académico y como herramienta de inclusión.

Ha trabajado como terapeuta individual con niños y adolescentes, ha trabajado como consultora en proyectos de desarrollo rural y también como gerente técnica de una empresa privada de servicios psicológicos. Su interés por el desarrollo humano y la educación la han llevado a prepararse académicamente y a trabajar en el ámbito de la docencia, de forma preferencial, para poder seguir aprendiendo y compartir los conocimientos adquiridos en un sistema multiplicador de bienestar. Así mismo ha estado ligada a trabajo voluntario en comunidades de alto riesgo.

A pesar de conocer a Colegio Monarch desde sus inicios, se incorpora a la comunidad a su retorno al país, ya que ella evidencia que encontró una institución educativa y terapéutica con bases firmes, con un equipo comprometido en todos y cada uno de los detalles que son necesarios en un programa para niños y jóvenes con diferencias neuroconductuales y que marcan la diferencia en el país, comenta: “Yo vi formarse Monarch y es impresionante la labor que todo el equipo ha realizado a lo largo del tiempo, es un verdadero honor forma parte de un sueño hecho realidad.”

Chrystin expresa: “Considero que cada día el ser humano es capaz de aprender algo nuevo, cada día al terminar la jornada no hay nada mejor que la sonrisa que nos dejan los granitos de arena que cada chico pone en su camino, en colaboración con su equipo y su familia, formando un camino mejor para sí mismo. Monarch es más que un colegio, es un estilo de vida, es parte de mi familia.”

0 47
admin